Libra: 31 de octubre al 22 de noviembre

Elemento: Aire

Planeta regente: Venus

Colores: azules y verdes claros

Piedras: Agata, cornalina, lapislázuli

Metales: aluminio y cobre

Características: sociables, activos, idealistas, diplomáticos, románticos y apasionados. Son muy temperamentales y pueden dejarse llevar por un enfado.



AGATA

No se trata de un mineral específico, sino de un conjunto de microcristales de cuarzo. Realmente son variedades de la calcedonia y debido a esto comparten algunas cualidades. Normalmente se encuentra en rocas volcánicas. Existen varios tipos de ágata: corneola, dentrítica, musgosa y la llamada ágata de fuego.

UTILIDAD, APLICACIONES Y PROPIEDADES CURATIVAS:Colocarla en el entrecejo durante diez minutos cada día para favorecer la concentración en los estudios. Llevarla en un anillo en el dedo corazón de la mano derecha para favorecer la longevidad. Si el anillo se lleva en el dedo índice izquierdo absorverá las energías negativas.



CORNALINA

UTILIDAD, APLICACIONES Y PROPIEDADES CURATIVAS: cualidades curativas, espirituales y creativas. Aumenta la valentía y mejora la memoria. Representa el caldero caliente de los tres chakras inferiores. En la Edad Media, los curanderos creían en las propiedades curativas del cristal de cornalina y lo utilizaban para ayudar a aliviar la tensión y el estrés de los merodeadores vikingos que saqueaban aldeas y otros inconvenientes para vivir en la edad oscura.



LAPISLÁZULI

UTILIDAD, APLICACIONES Y PROPIEDADES CURATIVAS: Colocar un lapislázuli engarzado colgando del cuello, para prevenir o combatir la tristeza, la depresión y los trastornos psicológicos. Colocar un lapislázuli durante diez minutos diarios en el centro de la frente (entre las cejas), acostados y en estado de relajación, para prevenir o curar las enfermedades mentales, psicológicas, piscosomáticas y ayudar a vencer la timidez.

También para potenciar el poder de concentración.Colocar un lapislázuli durante diez minutos diarios en el centro de la garganta, acostados y en estado de relajación, para vencer la timidez, la dificultad en la expresión y la comunicación, las enfermedades de las vías respiratorias y para despertar la capacidad de perdonar a nuestro prójimo.



Colocar un lapislázuli en la coronilla sujeto con un pañuelo, durante diez minutos diarios, acostados en estado de relajación, para alcanzar el conocimiento de la pura verdad, potenciar el entendimiento y lograr que nuestros pensamientos sean positivos, y puros.